Vigilando el fuego

.

Qué fácil es acostumbrarse a alguien, conformarse, despreocuparse, dar por hecho que está ahí,…

Entonces no pensamos, no nos damos cuenta que, simplemente, nos hemos acomodado y nos dejamos arrastrar por la rutina habitual.

Si son ambos los acomodados, está bien, los dos conformes. El problema surge cuando uno de los dos aún anhela novedades, espera, espera y sigue esperando momentos especiales, aquellos que se han perdido en horas repetitivas. Esto empeora si, tras hablar con la pareja, ambos continúan comportándose de la misma manera.

¿Debe el inconformista resignarse? o ¿el otro debe intentar avivar la ilusión de su amad@?

A veces descuidamos la llama del amor. Es, en ese momento, cuando una chispa salta e incendia la relación.

.

Anuncios

~ por mundillodepensamientos en octubre 11, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: